Home  /  En la Prensa  /  La Puerta del Infierno
La Puerta del Infierno
Print
14
May
2022

ABC de Sevilla , 14 de Mayo de 2008

http://www.abcdesevilla.es/hemeroteca/historico-14-05-2008/sevilla/Cultura/jaime-gil-arevalo-transmite-vida-con-el-hilo-de-hierro_1641865442185.html

 

MARTA CARRASCO

SEVILLA. El hilo de hierro, largas varillas de seis metros, son las que ha utilizado el artista Jaime Gil Arévalo para hacer su personal «Puerta del Infierno». La galería Isabel Ignacio se ha convertido en un muro de figuras, que como hilos, se proyectan sobre la pared creando una casi fantasmagórica muchedumbre que al menor toque reaccionan moviéndose compulsivamente.
Son las imágenes en hierro de Jaime Gil Arévalo que parecen partir de un espejo al fondo de la gran habitación, y casi escaparse por la puerta de la galería.
«Yo tenía un gran deseo de dibujar, y hacer una exposición sólo de dibujo me parecía cortita. Por ello me he buscado un soporte escultórico, porque cada día que pasa me gusta más la materia. Hasta la fecha he trabajado mucho con el bronce, con materiales de mucha masa, de consistencia, y esta vez he quitado el cuerpo dejando las almas».
«La puerta del infierno» es el título de la muestra, «aunque el infierno que yo describo es distinto al que tenemos mitificado. Yo diría que es el infierno diario, el madrugón por la mañana, el tapón de tráfico, la bulla del trabajo. Es ese infierno».
Muestra «atrevida»
La exposición puede calificarse como «atrevida», tanto por parte de la galerista como del artista, en una ciudad donde la escultura se queda en la imaginería. «Yo se lo advertí, que no era una exposición comercial, sino bella. En Sevilla hay un vacío importante en la escultura que no sea religiosa. La imaginería religiosa del barroco pesa mucho en la ciudad».
Con varillas de hierro tratadas a mano con alicates y tenazas, consigue Gil Arévalo crear imágenes y conjuntos de imágenes sobre soportes cuadrados para guardar el equilibrio de la ley de la gravedad.
Son obras de 2007 y 2008 que su autor califica como espontáneas. «Primero hago el dibujo, sin levantar el lápiz del papel, y en la varilla hago lo mismo: continuar la forma en el espacio. Mi idea es que las imágenes parezca que están vivas», afirma el creador.
 
Print
20
Apr
2022

Redactor/a: Laura Acosta

Domingo, 20 de Abril de 2008   Sevilla, España,

http://www.nexo5.com/n/len/0/ent/902/la-puerta-del-infierno-esculturas-de-jaime-gil-arevalo-en-la-galeria-isabel-ignacio-de-sevilla

La Galería Isabel Ignacio inauguró el pasado viernes día 18 de abril la exposición del escultor sevillano Jaime Gil Arévalo, titulada La puerta del infierno. La muestra, que permanecerá abierta hasta el 28 de mayo, reúne los últimos trabajos del escultor, un proyecto en el que el artista integra un discurso unitario donde cada pieza está meditada al milímetro para que nada desvirtúe el contenido del mismo. Para ello se exhiben en la sala un total de 20 esculturas compuestas por varillas de hierro, todas ellas representan individuos de tamaño natural y tienen un grosor de 6 milímetros de ancho. Esparcidos por todo el espacio, los seres de Gil Arévalo toman el lugar que habitan organizados en grupos etéreos en constante movimiento, huyendo todos ellos de esa frecuente cualidad estática que a menudo tiene la escultura. Es aquí donde aparece la obsesión del artista en su discurso; así como en su anterior exposición abordó el tema de la mitología trabajando con sus manos el bronce, esta vez su fascinación queda desnuda ante nosotros cuando intuimos fuertemente la presencia del trazo al aire que sólo permite el dibujo. Casi como bocetos, estos personajes están tratados más como esquemas gráficos que como escultura volumétrica, se nos aparecen dibujados en el aire, sin más volumen que el que nosotros queramos intuir y con una magia y expresividad que contrasta diametralmente con el material elegido, el hierro. Gil Arévalo, profesor titular de Dibujo al natural de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, se ha imbuido al realizar esta exposición en una investigación pormenorizada del concepto de infierno que cada religión desarrolla y del cual se hacen usos dogmáticos indistintamente. La puerta del infierno versa sobre nuestro infierno cotidiano, no el de fehacientes doctrinas ni justos dioses, sino del que cada día, cada uno, trata de sortear para salir victorioso una jornada más. Nuestro infierno habitual está aquí abajo y lo miramos de frente a cada paso que damos. Por eso, estamos continuamente en un lado u otro de la puerta, a ratos dentro y a ratos, con mucho esfuerzo, fuera. Laura Acosta Información adicional Más información http://www.galeriaisabelignacio.com

 
Print
18
Apr
2022
ABC De Sevilla 18 de Abril de 2008
Aparte de apreciado antiguo alumno portaceliano mío, Jaime Gil Arévalo es un importante escultor sevillano, de quien se puede resaltar que en su faceta docente es profesor titular de la Facultad de Bellas Artes de la Hispalense, y en lo artístico, autor, entre otras obras importantes, del Monumento a sus Majestades los Reyes que se encuentra en Dos Hermanas, y del Monumento al Toreo situado en La Pañoleta (Camas), obra ésta de gran envergadura que incluye ocho figuras en bronce de tres metros y medio de altura y tiene un peso de tres toneladas, amén de haber sido el restaurador de esa bonita fuente que se encuentra ante la puerta del Archivo General de Indias que los cafres destrozan cada vez que se les ocurre.
Y escribo de Jaime, cuya obra es cada vez más vanguardista, dicho sea de paso, porque hoy (20.30) va a inaugurar exposición en la Galería Isabel Ignacio sevillana (c/ Velarde, 9), a la que ha titulado «La puerta del infierno», pero en referencia a la del infierno cotidiano que nos ha tocado vivir (a unos más que a otros, esa es la verdad) y que hay que sortear cada jornada. Y en cuanto al contenido, es lo más reciente que el artista ha realizado y consiste en veinte esculturas, que son casi como bocetos, compuestas por varillas de hierro y cada una de ellas representando individuos a tamaño natural.

J.L. Montoya

 


 

 

 

 
Print
10
Apr
2022

http://www.nexo5.com/n/len/0/ent/902/la-puerta-del-infierno-esculturas-de-jaime-gil-arevalo-en-la-galeria-isabel-ignacio-de-sevilla

La Galería Isabel Ignacio inauguró el pasado viernes día 18 de abril la exposición del escultor sevillano Jaime Gil Arévalo, titulada La puerta del infierno. La muestra, que permanecerá abierta hasta el 28 de mayo, reúne los últimos trabajos del escultor, un proyecto en el que el artista integra un discurso unitario donde cada pieza está meditada al milímetro para que nada desvirtúe el contenido del mismo. Para ello se exhiben en la sala un total de 20 esculturas compuestas por varillas de hierro, todas ellas representan individuos de tamaño natural y tienen un grosor de 6 milímetros de ancho. Esparcidos por todo el espacio, los seres de Gil Arévalo toman el lugar que habitan organizados en grupos etéreos en constante movimiento, huyendo todos ellos de esa frecuente cualidad estática que a menudo tiene la escultura. Es aquí donde aparece la obsesión del artista en su discurso; así como en su anterior exposición abordó el tema de la mitología trabajando con sus manos el bronce, esta vez su fascinación queda desnuda ante nosotros cuando intuimos fuertemente la presencia del trazo al aire que sólo permite el dibujo. Casi como bocetos, estos personajes están tratados más como esquemas gráficos que como escultura volumétrica, se nos aparecen dibujados en el aire, sin más volumen que el que nosotros queramos intuir y con una magia y expresividad que contrasta diametralmente con el material elegido, el hierro. Gil Arévalo, profesor titular de Dibujo al natural de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, se ha imbuido al realizar esta exposición en una investigación pormenorizada del concepto de infierno que cada religión desarrolla y del cual se hacen usos dogmáticos indistintamente. La puerta del infierno versa sobre nuestro infierno cotidiano, no el de fehacientes doctrinas ni justos dioses, sino del que cada día, cada uno, trata de sortear para salir victorioso una jornada más. Nuestro infierno habitual está aquí abajo y lo miramos de frente a cada paso que damos. Por eso, estamos continuamente en un lado u otro de la puerta, a ratos dentro y a ratos, con mucho esfuerzo, fuera. Laura Acosta Información adicional Más información http://www.galeriaisabelignacio.com

 
Print
09
Apr
2022

http://www.gentecongente.es/index.php/exposiciones/209-jaime-gil-arevalo.html

La Galería Isabel Ignacio presenta la exposición del escultor sevillano Jaime Gil Arévalo, titulada La puerta del infierno. La muestra, que permanecerá abierta hasta el 27 de mayo, reúne los últimos trabajos del escultor, un proyecto en el que el artista integra un discurso unitario donde cada pieza está meditada al milímetro para que nada desvirtúe el contenido del mismo. Para ello se exhiben en la sala un total de 20 esculturas compuestas por varillas de hierro, todas ellas representan individuos de tamaño natural y tienen un grosor de 6 milímetros de ancho.

Emilio Molina Lamothe, Rodrigo Molina Orta, Miriam Álvarez, Pilar Perelló.

Los artistas Enrique Acosta, Francisco Cuadrado, Jaime Gil Arévalo y Enrique Ramos.

Los artistas Juan José Gómez de la Torre, Jaime Gil Arévalo, Lourdes Cabrera y Juan Antonio Huguet.

Norberto Granados, Alejandra Gómez-Uribarri, Jaime Gil Arévalo, Juan Gil-Arévalo y Marta Hidalgo.

Lourdes Aguilar, Jaime Gil Arévalo y Saturnino Jiménez Planas.

Jaime Gil Arévalo, José Luis Pascual Terrats y Ricardo Medeiro.

Juan Domingo Álvarez Gil, José Antonio Gómez-Uribarri, Benjamina Crespo y Patricia Gollonet Serrano.

Clara Crespo, Clara Marsellán, Patricia Marsellán, Sara Gómez-Uribarri y Gerardo Saucedo.

Norberto Álvarez Gil, Jaime Gil Arévalo, Juan Gil-Arévalo y José María Gil Arévalo.

Ricardo Medeiro, Juan Gil Arévalo y el restaurador Alfonso.

Pedro Castro, Jaime Gil Arévalo, Mª Carmen Gil Arévalo y Domingo Álvarez.

Luis Felipe García Domínguez, Patricia Gollonet Serrano, Juan Domingo Álvarez Gil, Carmen Gomar Bustamante y Jaime Álvarez Gil.

Norberto Granados, Reyes Royo y Jaime Gil Arévalo.

Blanca Ruiz de Terry, Luis Manuel Fernández, Jaime Gil Arévalo y la galerista Isabel Ignacio.

Alejandro Reinoso, Beatriz Pérez Verdú, Isabela Tejera y Pilar Perelló.