Home  /  En la Prensa  /  Diseño Escultura y lo Cotidiano  /  Exposición del escultor Jaime Gil Arévalo
Print
10
Feb
2012
viernes 10 de febrero de 2012
 

Diseño, escultura y lo cotidiano. Del 3 de febrero al 17 de Marzo de 2012.

La Galería Isabel Ignacio presenta en su sala los últimos trabajos del escultor andaluz Jaime Gil Arévalo. Diseño, escultura y lo cotidiano forma parte de una etapa en la que desde hace algunos años el artista investiga la síntesis de las formas como principal objetivo estilístico. A través de más de una veintena de esculturas, Gil Arévalo hace una reivindicación de las artes decorativas, desarrollando un proyecto que se zambulle en la consecución de obras puramente estéticas y placenteras a la vista. Para ello retoma conceptualmente algunos de los postulados del Art Nouveau, como la búsqueda de una socialización del arte en la que los objetos cotidianos tengan un valor estético sin pasar por la cadena de producción industrial. También vemos un claro acercamiento en sus trabajos al Art Decó, sobre todo en los diseños de las piezas, elegante y funcional, y en la geometrización de las formas, a menudo bellas imágenes femeninas en actitud delicada.

A través de sus esculturas-objetos nos adentramos en un laberinto de formas iluminadas que arrojan sombras descaradas sobre la cándida pared. Lámparas por todas partes, allá donde miremos nos encontramos con diferentes versiones de este elemento que forma parte de nuestra más absoluta cotidianidad doméstica. Ellas son las protagonistas de esta exposición, revelándose como el alma mater de una búsqueda funcional de la escultura y su modelado. Gil Arévalo presta especial atención a los ritmos sinuosos de las formas y los planos que conforman con mimo la pieza final, todas ellas únicas y originales.

Mediante la asociación escultórica de un objeto cotidiano, el artista trata de facilitar al espectador códigos para entender que el arte tiene a menudo una aplicación directa en las rutinas más banales, y que encender una luz puede ser una experiencia de pura necesidad, o un acto que implique el mayor de los deleites.