Home  /  En la Prensa  /  La Puerta del Infierno  /  Jaime Gil Arévalo transmite vida con el hilo de hierro
Print
14
May
2008

ABC de Sevilla , 14 de Mayo de 2008

http://www.abcdesevilla.es/hemeroteca/historico-14-05-2008/sevilla/Cultura/jaime-gil-arevalo-transmite-vida-con-el-hilo-de-hierro_1641865442185.html

 

MARTA CARRASCO

SEVILLA. El hilo de hierro, largas varillas de seis metros, son las que ha utilizado el artista Jaime Gil Arévalo para hacer su personal «Puerta del Infierno». La galería Isabel Ignacio se ha convertido en un muro de figuras, que como hilos, se proyectan sobre la pared creando una casi fantasmagórica muchedumbre que al menor toque reaccionan moviéndose compulsivamente.
Son las imágenes en hierro de Jaime Gil Arévalo que parecen partir de un espejo al fondo de la gran habitación, y casi escaparse por la puerta de la galería.
«Yo tenía un gran deseo de dibujar, y hacer una exposición sólo de dibujo me parecía cortita. Por ello me he buscado un soporte escultórico, porque cada día que pasa me gusta más la materia. Hasta la fecha he trabajado mucho con el bronce, con materiales de mucha masa, de consistencia, y esta vez he quitado el cuerpo dejando las almas».
«La puerta del infierno» es el título de la muestra, «aunque el infierno que yo describo es distinto al que tenemos mitificado. Yo diría que es el infierno diario, el madrugón por la mañana, el tapón de tráfico, la bulla del trabajo. Es ese infierno».
Muestra «atrevida»
La exposición puede calificarse como «atrevida», tanto por parte de la galerista como del artista, en una ciudad donde la escultura se queda en la imaginería. «Yo se lo advertí, que no era una exposición comercial, sino bella. En Sevilla hay un vacío importante en la escultura que no sea religiosa. La imaginería religiosa del barroco pesa mucho en la ciudad».
Con varillas de hierro tratadas a mano con alicates y tenazas, consigue Gil Arévalo crear imágenes y conjuntos de imágenes sobre soportes cuadrados para guardar el equilibrio de la ley de la gravedad.
Son obras de 2007 y 2008 que su autor califica como espontáneas. «Primero hago el dibujo, sin levantar el lápiz del papel, y en la varilla hago lo mismo: continuar la forma en el espacio. Mi idea es que las imágenes parezca que están vivas», afirma el creador.